06/02/2023

Académicos UdeC utilizan algas para filtrar y extraer metales pesados del agua

Hierro, arsénico, cadmio, cobre, zin, son algunos de los metales pesados que están presentes en diversos cuerpos acuíferos de nuestro país. Sin embargo, lo que hace tóxicos a estos minerales son las concentraciones en las que pueden presentarse. Lo cual puede ser perjudicial para la salud de los seres humanos.

Los metales pueden provenir desde fuentes naturales como de actividades humanas. Por ejemplo aguas residuales domésticas, agrícolas e industriales, las que constituyen un peligro tanto para la salud humana como para las especies que viven en el medio acuático. Todo esto producto de la erosión natural y la corrosión de las tuberías transportadoras de agua, estos metales ingresan a las corrientes, donde pueden llegar a alcanzar niveles tóxicos.

Es así como un equipo de investigadores formado por académicos del Departamento de Ingeniería Matemática y del Gibmar, del Centro de Biotecnologías UdeC, se encuentra realizando una inédito proyecto AlgaeFilter: Biofiltro de algas inmovilizadas en matriz polimérica para el tratamiento de aguas con alto  contenido de metales pesados. Iniciativa financiada por Innova Chile, en la que además participan las empresas DCS Engineering Ltda., junto a Pigmentos Naturales S.A.

Para desarrollar este proyecto es que se han unido al Departamento de Ingeniería Matemática, con el Dr. Roberto Riquelme; junto al Grupo Interdisciplinario en Biotecnología Marina, Gibmar, del Dr. Cristian Agurto. Todos ellos se han unido para intentar dar solución a uno de los principales problemas ambientales del tiempo actual.

El Dr. Roberto Riquelme, actual director del proyecto, explicó que el objetivo principal es realizar la modelación, diseño y desarrollo de un sistema automatizado de biofiltración alternativo. El cual posea un costo competitivo, utilizando algas inmovilizadas en una matriz polimérica para la remoción de metales pesados, desde aguas cargadas tanto de forma natural como desde actividades industriales. “Entre otros aspectos, la idea es también dar cumplimiento a las normativas sanitaria y ambiental (DS90 y DS609) vigentes en Chile, que está dirigida a mejorar la calidad del agua, ya sea para consumo humano como también para biorremediar efluentes líquidos industriales que puedan ser reutilizados”.

Por otro lado, para el director alterno del proyecto, Dr. Cristián Agurto, la iniciativa también suma innovación a la propuesta, que tiene que ver con la selección de algas para la remoción de metales pesados mediante filtros 100% naturales y biodegradables, “demostrando así una tecnología escalable y comercialmente viable, además de promover la entrada de este producto a un mercado en crecimiento con amplias oportunidades de desarrollo económico en nuestro país”.

A pesar de que los humanos necesitan cantidades mínimas de algunos metales como el hierro y el cobre para una buena salud. Los niveles excesivos de estos minerales pueden llegar a ocasionar daños renales y hepáticos, presión sanguínea elevada, entre otras patologías. Es ahí donde nace la importancia de este inédito proyecto, que podría mejorar la calidad de vida de los seres humanos y de las especies acuáticas.