20/05/2024

Las y los jóvenes son conocidos como la generación muda

El uso masivo de los celulares ha despertado interés en distintas organizaciones, las cuales han investigado en profundidad respecto a cómo se están utilizando los teléfonos móviles en la actualidad.

Hoy gran parte de la población, especialmente las y los jóvenes, utiliza dispositivos móviles para comunicarse o entretenerse. La adquisición de estos aparatos tecnológicos cada día se vuelve más accesible; lo que ha derivado en un consumo masivo de celulares, tanto en Chile como en el resto del mundo. Probablemente, las personas no imaginan su rutina diaria sin su celular y es que este dispositivo posee tantas herramientas y aplicaciones que es casi imposible no depender de ellos.

Llamar es cosa del pasado

Con la irrupción de la mensajería instantánea y las redes sociales, la forma en que se comunican las personas ha variado muchísimo. Los hábitos de consumo se han transformado y diversos estudios han demostrado que el hablar por llamada es una práctica del pasado, siendo los jóvenes quienes en menor medida realizan esta acción. Así lo demuestra una investigación realizada por la organización Bank my Cell, donde se denomina a este grupo etario como la generación muda por su rechazo a hablar por teléfono, siendo los chats su método predilecto para entablar una conversación con otra persona. Una tendencia que cada día se establece más en la sociedad chilena y son escasas las ocasiones en que alguien de entre 14 a 30 años reconozcan que prefieren llamar en vez de enviar mensajes o audios por alguna aplicación.

¿Por qué las llamadas telefónicas me causan ansiedad y cómo afrontarlo?

Al momento de preguntar por qué no realizan o contestan llamadas, la mayoría de las personas responde que el hablar por teléfono le causa ansiedad. Son distintos escenarios que, dependiendo de la historia de vida de cada individuo, aparecen a la hora de ver una llamada entrante en el celular. Italia Águila, Psicóloga de CFM UdeC, menciona que producto de la comodidad que genera el comunicarse solo a través de mensajes  o audios. Actualmente, las y los jóvenes están menos preparados para la espontaneidad de un llamado telefónico. 

Ahora bien, llamar nunca dejará de ser una opción y en el desarrollo de las y los estudiantes es necesario instaurar estrategias que los ayuden a manejar estas situaciones, ya que eventualmente será inevitable que interactúen por teléfono en su futuro profesional. Para esto, la psicóloga indicó que: “Lo más recomendable es ir acercándose, progresiva y sistemáticamente, al estímulo que produce ansiedad, en este caso el contestar el celular”. Para ello, recomendó experimentar de a poco llamadas cortas con gente de confianza, para de a poco ir acostumbrándose a entablar una conversación telefónica.

De esta forma, las y los jóvenes estudiantes podrían adquirir habilidades comunicativas que se han visto reducidas producto del auge de la mensajería instantánea, las cuales en un futuro les serán útiles en el intercambio con otras generaciones, y sobre todo, en la comunicación en sus futuros contextos laborales.