20/05/2024

Cs. Ambientales junto a Cs. Físicas y Matemáticas UdeC están desarrollando sensor en base a boldo para monitoreo de calidad de agua

El proyecto Mocca es un sistema de alerta temprana para la calidad de agua rural basado en el Monitoreo Comunitario Autónomo con la comunidad de Boca Itata y Puahún. Mocca es uno de los 22 proyectos UdeC seleccionados por Fondef IdeA, liderado por la Dra. Mariela Yévenes, académica de la Facultad de Ciencias Ambientales. “Hemos estado trabajado por varios años en la búsqueda de conocer la calidad de agua rural y buscar un punto óptimo para que instalen su sistema de agua potable. Con este innovador proyecto podremos sincronizar nuestros esfuerzos por monitorear de manera continua y remota la calidad de agua y serán los mismos habitantes de estas zonas rurales quienes estarán capacitados con este sistema de alerta temprana para conocer y evidenciar el contenido químico del agua que consuman”, explicó la académica.

Es en ese sentido que una parte importante del proyecto es contar con sensor que contribuya a medir de manera constante la calidad de agua, en apoyo a los esfuerzos de los vecinos y vecinas que también realizarán mediciones de agua. Así es como la doctora Noelia Benito, académica de la Facultad de Cs. Físicas y Matemáticas (CFM), trabaja junto a Macarena Saavedra, alumna del Magíster en Física UdeC, en desarrollar un único sensor que sea capaz de extraer la muestra de agua y medirla y, que, a su vez, sea amigable con el medio ambiente, ya que su fabricación es en base a boldo.

“Estamos fabricando un nanosensor que se hace con nanopartículas de plata que sintetizamos a partir del extracto de boldo. Aunque aún debemos definir varias cosas, por el momento hemos visto buenos resultados con el prototipo; hemos sido capaces de detectar fenómenos en el agua. Hemos detectado fenoles y ahora estamos haciendo pruebas para ver si también somos capaces de detectar metales pesados, como el cobre”, señala la académica CFM.

Actualmente este aparato —y explicado de manera sencilla— es visualmente como un vaso que se llena con el agua que se quiera analizar. Dentro del vaso hay electrodos (similares a unos lápices) por los que se entrega una corriente, lo cual permite al sensor, que está al fondo, examinar el líquido. “Entonces, haces un circuito y le das diferencia de potencial, y recoges una señal de corriente. Cuando no hay fenoles, no tienes señal y cuando hay fenoles, aparece una señal”, explica la Dra. Benito.

Macarena Saavedra está a cargo de realizar las pruebas y fue quien tuvo esta iniciativa, como parte de su proyecto de tesis para el Magíster en Física. Cuenta que su experiencia con la Dra. Mariela, líder del proyecto Mocca, ha sido gratificante. Comenta que “hay cosas que nosotros, como somos físicos, no sabemos y ella maneja más. Por ejemplo, nos ha explicado algunas cosas del fenol, cómo funciona y contamina. Hace poco, nos consiguió unos químicos para poder hacer mejores pruebas, que es en lo que nos estamos enfocando en estos momentos”.

Ahora mismo se están llevando a cabo ensayos de laboratorio, sin embargo, pasada esta primera etapa, la idea es probar el prototipo de sensor en el exterior.