28/05/2024

Se enseñará a profesores de colegios como fabricar celdas solares a base de pigmentos

Se trata del modelo Celda Solar Graetzel, que funciona a base de colorantes naturales que se pueden encontrar en frutas o vegetales, por lo que resulta ser mucho más económica y accesible.

La difusión de prácticas ecológicas cobra gran importancia actualmente, siendo un contexto en el que el mundo enfrenta problemas climáticos a gran escala. Es ahí donde entra en juego el taller “celda solar desde su cocina”, proyectado a realizarse el primer semestre del 2024, en donde, con el fin de llegar a escolares, se enseñará a profesores a elaborar la Celda Solar Graetzel.
Manidurai Paulraj, encargado de la actividad y profesor de la Facultad CFM, explicó que “el motivo del nombre del taller es porque los materiales para la fabricación de la celda solar son pigmentos presentes en frutas y verduras, y en la cocina generalmente se acumulan muchas cascaras y desechos de estas, por lo que el programa enseñará a reutilizar esas sobras para generar energía eléctrica renovable”.
“El objetivo principal es llegar a escolares, para eso queremos captar a los y las profesoras, a quienes les enseñaré todo lo necesario sobre la fabricación de este tipo de celda solar y su procedimiento, de modo que ellos y ellas mismas puedan traspasar esa información a sus alumnos y alumnas”, indicó el académico.
El profesor señaló que “los paneles solares típicos están hechos de silicio, el cual es muy caro, además de que necesitan luz directa para absorber la energía, a diferencia de la Celda Solar Graetzel que está diseñada para la generación de electricidad en base a la absorción de cualquier tipo de luz ambiente. Eso implica que sea más barato y práctico para la aplicación doméstica”.
Respecto a su procedimiento de construcción, Manidurai Paulraj detalló que, “primero se realiza la destilación, para esto se colocan los desechos vegetales en una fuente con solventes; debe dejarse en ese estado durante una noche entera; al otro día filtramos el desecho, purificamos y extraemos los pigmentos que necesitamos; posteriormente se baña la celda solar en pigmentos y se deja reposar una noche”. Agregando además que “la cantidad de pigmentos que se necesita depende del tamaño de la celda”.
Finalmente, respecto a estos últimos, el docente declaró que “los pigmentos se pueden obtener de cualquier fruta o vegetal, pero los mas importantes para la celda solar son, la clorofila, antocianina y carotenoides”, añadiendo que “los mejores vegetales o frutas para obtener esos pigmentos son, la espinaca, betarraga, zanahoria, arándano, maqui, ají rojo seco, alga chilena, cochayuyo, entre otras”.